Algunas personas piensan que la astrología te puede decir si naciste con “buena o mala estrella”, algunas personas creen que nacieron “estrellados”. Otras personas que se han adentrado a la astrología saben que hay personas con un alto grado de alineaciones benevolentes, esto les hace pensar que las personas con muchas alienaciones favorables tendrán una vida plena, sana, próspera y feliz; mientras quienes han nacido con un cúmulo de astros problemáticos o complejos tienen la predisposición de pasar por experiencias tortuosas, dramáticas, exigentes y arduas. Tienen razón hasta cierto punto, existen mapas destacados por sus alineaciones conflictivas las cuales se expresan en experiencias atípicas y difíciles, pero ello no les impide una vida plena y feliz. La creencia de muchas personas radica en que una vida fácil y dócil es una vida sana y satisfactoria. Es decir, descartando el poder de las vicisitudes. Las experiencias complejas nos ayudan a explorar nuestro poder. Las experiencias dóciles y armoniosas, regularmente no son detonantes de herramientas como el ingenio y el desarrollo de facultades, quizá escondidas o invisibles en la primera etapa de vida.

Siempre he mencionado que tenemos todos los astros y todos los signos en nuestra carta astral y estos se exploran detonan o fomentan con decisión, acción y persistencia. No se requiere de experiencias difíciles (concordante con alineaciones tensas) para explorar nuestro potencial. Igualmente no se requiere SOLO de alineaciones exclusivas para vivir la belleza de la vida.

Normalmente las personas se encuentran en una combinación de ambos panoramas, tienen al mismo tiempo alineaciones tensas como alineaciones benevolentes. Me recuerda a un video juego donde te dotan de 2 o 3 herramientas básicas y simples las cuales podrán evolucionar e incrementarse para convertirse en un armamento basto y especializado.

Lo que sí se puede afirmar con la astrología, pues se dedica al estudio de los ciclos, lo cual le permite la identificación de fechas singulares o etapas llamativas que normalmente conllevan dos principales vertientes, las etapas complejas, de prueba y examen; junto con la otra vertiente donde se podrán dar frutos, cosecha y resultados. Claro, que como lo anteriormente mencionado, es posible vivir situaciones satisfactorias y retadoras en una etapa muy cercana o simultánea.