Entendamos lo espiritual como la percepción, sensación, intuición, canalización, uso o atracción por todo aquello que no sea tangible pero también causante de vida o de una vida más plena. Pues lo intangible es la música, las ondas invisibles del wifi o radio fm y am, y no por ello es una temática espiritual. Entonces entran las experiencias cercanas a los muertos, la detección del aurea, lo relacionado con vidas pasadas, la comunicación o invocación de las fuerzas naturales, la percepción de ángeles, el diálogo entre personas pero en sueños, y otras temáticas parecidas.

Tal vez pensaste que podríamos hablar solo de personas como con una especie de santidad, o chamánicas o un “maestro iluminado”, que sí lo incluimos en el listado pero no es el grueso de la población.

Desde la astrología cualquier personas tiene algún componente en la casa 12 o 4 u 8: esas tres casas son las que tienden a marcar las facilidades que tiene una persona a desarrollar dinámicas espirituales. Y no son las únicas. También lo están los astros como: Neptuno, Venus, Sol, Mercurio, Urano (en menor medida), Quirón y sobre todo, la Luna. Si uno de estos astros se encuentra sobre todo en signos de agua, fuego y tierra la tendencia es fuerte, incluso también cuando están en oposición exacta al Medio Cielo (MC) y alineados armoniosamente entre sí.

Las personas también pueden usar o accionar las herramientas de lo esotérico de formas poco éticas o cordiales, seguramente ese tipo de personas tienen los astros mencionados en signos de fuego, que acentúan el individualismo, y vinculados a Saturno y Marte.

Las posibilidad de que las personas a joven edad vivan, sientan, entiendan o experimenten sensaciones muy específicas en relación a lo trascendental o espiritual, no significa que lo desarrollarán hasta convertirlo en su estilo de vida o una profesión. Seguramente tendrán que darse experiencias significativas relacionadas a los ritmos de los eclipses, de Saturno y también de la Luna la que podría intensificar una necesidad por abrazar o incorporar lo trascendental

Las personas que tienen astros como Marte y Saturno en casas 4, 8 y 12 suelen experimentar vivencias complejas y exigentes. Difícilmente las personas con estos dos astros en este tipo de casas pueden desarrollar un camino de extra percepción, puede pasar, seguramente en función de alineaciones amables.

El paso lento de Plutón (cerca de 15 años), Neptuno (Cerca de 13 años), Urano (cerca de 8 años), incluso Quirón (cera de 9 años) por las casas sensibles o en alineaciones exactas al mapa natal pueden detonar un resurgimiento de la consciencia y encuentro con lo trascendental.

Como verás, el simple hecho de que las personas sean de tal o cual signo no significa que vivirán una cercanía a lo trascendental. Se requiere de ciertas alineaciones y se intensifica en ciertos lapsos de la vida.